Hace unos días,La Asociación de la Prensa Deportiva Asturiana le otorgaba a Jorge Egocheaga el premio al mejor deportista asturiano del 2014.

egocheaga

Pese a ser una de las personas más relevantes del deporte asturiano, su carácter humilde le lleva a hacer una honesta y coherente visión sobre este tipo de galardones. Jorge Egocheaga es uno de los mejores alpinistas del país por su estilo alpino y solitario amén de las condiciones en las que acomete sus objetivos. Es uno de los pocos elegidos que tiene en su haber la ascensión de las 14 montañas del mundo por encima de 8000 metros.

 

Pero no solo eso, durante estos últimos años le hemos podido ver disfrutar de las algunas de las carreras de montaña y skimo de la región lo que le convierte en uno de los deportistas más completos. Ahora mismo es el recordman del ascenso y descenso del Aconcagua que en estos días está tan en boca de todos por el intento de asalto por parte de Killian de arrebatarle dicho record.

Estas son sus reflexiones en la carta pública que envió al diario de comunicación La Nueva España días atrás:

“Quiero agradecer a la Asociación de la prensa deportiva del Principado el haberse acordado de mí a la hora de otorgar los premios del presente año, pero por motivos de índole estrictamente personal me veo obligado a renunciar al mío.

En los últimos años he sido propuesto para diferentes distinciones, habiendo rechazado todas ellas, ante una visión personal del alpinismo que entiende dicha actividad, no como deporte, sino como una filosofía de vida. Si he conseguido destacar en ascensos a cumbres elevadas, nunca ha sido por mis condiciones físicas ni deportivas (bastante mediocres por cierto, como demuestran mis resultados en competiciones de renombre y no tan de renombre) sino porque el alpinismo se encuadra dentro de un camino que se aleja de la competición y el deporte, tal como éste es entendido hoy día. Incluso, desde un punto de vista objetivo y estrictamente alpinístico, la finalización del proyecto de los 14 ochomiles no tiene importancia real, más allá de la estrictamente personal, siendo éste además, un deseo que nunca me perteneció, y que ahora, una vez finalizado, no puedo acaparar como propio, sino dejarlo en la mochila de aquellos que realmente lo soñaron, más allá que yo mismo, con mayor fuerza y determinación.

Sería hipócrita por mi parte, aceptar un premio como mejor deportista, cuando yo me siento tan lejos de esa “otra realidad” y habiendo rechazado antes, otros por el mismo motivo. Incluso, siendo sincero, a mis años, muchos ya, no me sentiría cómodo (miedo escénico además, ahora tan en boga) recogiendo una distinción que creo debe incentivar a la gente joven que lucha y se sacrifica cada día por sobresalir en el complejo mundo de la competición deportiva. Confieso que me resultaría muy falso acaparar y recibir aplausos que creo, sinceramente, no me corresponden.

Reitero mi sincero agradecimiento y espero que mis motivos sean comprendidos lejos de generar polémicas y/o malas interpretaciones que no existen, pues mi intención es pasar lo más desapercibido posible, aunque en ocasiones resulte difícil al encontrarme en un complejo equilibrio entre ello y la descortesía.

Mis mejores deseos para todos los deportistas asturianos que luchan y pelean día a día por mejorar sus prestaciones, pues la recompensa no está en la marca ni en el podio sino en ese sacrificio y esfuerzo en sí mismos.”