A pesar de que han pasado ya algunas semanas hemos querido plasmar las vivencias de una persona que quizás por su nombre no le conozcáis pero si os digo que es el responsable de la firma Calcasport que nos tatúa los brazos con los perfiles de las carreras seguro que no os pasa desapercibido. El y su pareja Claudia siempre nos esperan en su stand con una sonrisa y la amabilidad que les ha hecho ganarse el cariño de todos nosotros.

He aquí la crónica personal de un gran tipo:

Esta es la crónica de lo vivido en este viaje de 100 millas, desde el punto de vista de un “corredor” aficionado sin mayores pretensiones que la de disfrutar de la montaña y todo lo que la rodea. Estas son mis 100 millas!!

material

 

Salimos de Barcelona rumbo a Beasain, una aventura que tenía pendiente y a la cual llegaba con muchas muchas ganas.

 

 

calcasport

Nada más llegar, nos dirigimos al frontón para montar la carpa. Hace menos de un año, yo y mi pareja, tuvimos la idea de emprender una aventura y creamos Calcasport. Creímos que podía ser de ayuda para los corredores el llevar el perfil de la prueba en el brazo “tatuado” y comenzamos con esta nueva aventura. Con lo cual, teníamos que estar los días anteriores a la carrera trabajando en el stand y poniendo calcas a todos los corredores.

pelotari

Por fin llego el día, son las 8 de la mañana y me despierto nervioso, no se muy bien que hacer hasta las 18, así que decido relajarme y hacer lo mismo que cada día. Desayuno en el hostal y me vuelvo a la habitación para preparar todo el material. A las 10 ya estoy en Beasain para seguir poniendo calcas y eso hace que la mañana pase más rápido. Son las 12 de mañana y cada vez las preocupaciones van a mas, empiezan las dudas, los miedos, el no abre entrenado lo suficiente.. así que decido borrar todo de mi mente y me pongo a jugar a pelota con un chaval que andaba por allí. Como bien dicen, haya donde fueres haz lo que vieres.

Ya son las 14,30 de la tarde y todavía sigo en la entrega de dorsales…ufff estoy ya de los nervios. Cogemos el coche y en media hora nos plantamos en la casa rural.

 Mientras preparamos la comida, preparo todo el material, las dos bolsas para Tolosa y Etxegarrate,  me ducho y como copiosamente a base de arroz y pasta. Son las 16 de la tarde y decido tumbarme media hora a desconectar y descansar antes de la batalla y lo consigo, me duermo 20 min y listo!! Ahora si!! Modo ON en marcha, la ropa encima de la silla, colocada meticulosamente, como si fuera a la guerra, me vendo los tobillos y sujeto bien mi rotula con un tapping, llego la hora!!!

pareja

Según me acerco a la salida, los nervios van subiendo, dejo las bolsas con el material y ya respiro tranquilo, empiezo a ver compañeros de Batalla, saludo a los Mugalaris, Kataka y Julio se preparan con un pañuelo rojo en la cabeza como los kamikazes japoneses, bebo mucho agua a la espera de la salida. Me cruzo con Imanol y cambiamos unas palabras, estuvimos juntos en Emmona y es un tipo al cual le tengo mucho cariño, me desea suerte y a disfrutar de la carrera!!ahora si, subimos hacia la salida, y me encuentro con mi paisano e increíble corredor, Felipe Artigue, nos abrazamos y saludamos, es un tipo especial y muy buena gente. Esta sentado con el gran Javi Domínguez que me comenta que este año no participa por lesión, una pena porque para mi, es uno de los mejores corredores de Ultra que puede haber. Reviso con Felipe el perfil y me da cuatro consejos de este crack que tan cerca ha estado siempre de alcanzar el pódium en esta carrera.

 Paso el control de salida y sigo saludando a compañeros que voy conociendo de otras carreras, al final este mundillo de colgados hace que repitas caras cada fin de semana.

salida

 

Son las 17:55 de la tarde y los dos dantzaris se ponen frente a la línea de salida, los txistularis preparados y comienza el auresku, los pelos se ponen de punta y un escalofrío recorre todo el cuerpo.

 

Mikel el organizador de la prueba da los últimos consejos y ahora si que si, miradas entre corredores, caras serias y con más ganas de salir que un caballo de carreras. Miro al cielo, dedico lo que me espera a esa persona que siempre va conmigo y suena carros de fuego,  hiru, bi, bat vamosssss!!

pueblo

La salida, como siempre es muy rápida, es alucinante, porque en otras carreras así de largas en otros países, la gente sale mucho más tranquila pero aquí… que locura. Los tres primeros kilómetros vamos por asfalto y en subida, con la lengua fuera y con un calor de espanto. Mi cabeza ya comienza a pensar que este ritmo es imposible de llevar tantas horas así que levanto el pie y empiezo a coger mi ritmo. 

Las primeras subidas son fuertes pero nada técnicas, con lo cual voy muy a gusto y tranquilo sin pensar demasiado en donde pongo los pies. La primera de las subidas es a las antenas de comunicación que están en lo alto del monte, allí se encuentran bastante gente animando y  el cuerpo empieza a estar en modo carrera.

 

Después de un par de subidas fuertes, comienza un bajada hacia el kilómetro 10 y primer avituallamiento de Mandubia. Casi llegando, oigo que me gritan mi nombre, me giro y veo al gran Egoitz Aragon, primer español en la Tor de Geants y un grandiosos de la larga distancia. Lo conocí hace un tiempo pero hace poco nos vimos en Emmona y decido para y saludarlo!! Me dice que tire para adelante y sigo alegre de haberlo visto!!

avit

 

Como un poco y seguimos adelante. El terreno es muy corrible, sin ninguna complicación, a ratos con camino ancho y sin piedras así que el ritmo es bastante alto. Ya me dirijo hacia Zumarraga, y a mitad de camino nos espera una de las subidas más fuerte de la carrera, corta pero muy recta.

 

 Cuando llego arriba, empiezo a coger ritmo y a encontrar las buenas sensaciones. Voy muy bien de tiempo y eso me desconcierta. Veo a otro corredor, larguirucho, delgado, con cara de buena persona y que inspirar tranquilidad así que le pregunto. “perdona, este terreno tan “sencillo” durara mucho tiempo? Creo que voy muy deprisa pero no me imaginaba que fuera tan sencillo. Con gran tranquilidad me dice, que hasta el km 55, el terreno no tiene mayor complicación, subidas y bajadas pero sin ningún problema para correr. Le doy las gracias y seguimos corriendo. El ritmo hace que vayamos juntos, normalmente no me gusta ir con otro corredor juntos ya que prefiero llevar mi ritmo pero resulta que vamos a la par todo el tiempo. Empezamos hablar, preguntas cortas, de dónde eres? conoces la zona…? y le pregunto que si ya ha corrido esta carrera muchas veces y aquí llega mi asombro cuando me dice que es una de las tres personas que la ha terminado los 6 años. Miro su dorsal y memorizo su nombre, Alfonso!! En aquel momento no sabía que iba a ser mi compañero durante casi toda la carrera!!

Llegamos a Zumarraga y cruzamos el pueblo entre gritos de apoyo de mucha gente. Entramos en el frontón, y al girarme me encuentro con otro crack de las montañas, Samu Arroyo. Lo saludo y hablamos un poco. De repente aparece Alfonso y me dice que si también conozco a Samuel, ellos son amigos. Samu nos dice que vamos muy rápido para el tiempo que teníamos en mente (en mi caso 34-36 horas) A este ritmo llegamos a Beasian en 29 horas, cosa poco probable. Salimos y tras una larga subida y una bajada llegamos al km 29, avituallamiento de Gorla. Ya se hace de noche y decido sacar el frontal, como y llamo a mi pareja que en me está siguiendo y en teoría tenía que estar en este avituallamiento pero como iba con una hora de adelanto por poco no la veo. Miro a Alfonso y le digo que nos vemos en unos kilómetro. Salgo ya de noche y me cambio de camiseta por otra seca. 

zuma

El siguiente tramo hasta Madarixa es agradable y más o menos cómodo, pero ya con la noche encima los kilometro empiezan a pasar más despacio. Para mi sorpresa, sobre la 1 de la madrugada empiezo a tener un sueño que me caigo… como puede ser, si todavía no ha pasado la primera noche!! jaja no me quedan horas todavía como para tener sueño ahora.. Llego a Madarixa y me tomo un café que hace que se me pasen todas las tonterías y vuela a estar con los cinco sentidos activados. Ahora comienza un subida constante, que la hacemos a buen ritmo y Alfonso se gira y me dice que al llegar arriba, comienza la primera parte complicada de la carrera. Un larga bajada que lleva hasta Azpeitia y que tienen muy mala pisada, una antigua calzada romana que hace que tengamos que hacer equilibrismos para mantenernos en pie. Suerte que este año no ha llovido ya que me habían contado que otros años esta bajada era un infierno con agua.

Llegamos a Azpeitia, como bastante, intento tener buenas reservas de energía y por ahora la comida me apetece así que tengo que aprovechar. Cojo fruta y un café y miro a Alfonso. Me dice que ahora viene una subida muy fuerte dividida en tres tramos, con algo de descansos entre ellos. Decido esperarle y salir juntos. El me advierte que este tramos lo tiene atravesado y que siempre tiene problemas estomacales justo al salir del avituallamiento. Me rio y le digo que no piense que los va a tener porque si no los tendrá y así fue, a los 100 metros de salir del frontón, comienza a vomitar. le espero un poco me dice que está bien y que tire. Le digo que nos vemos en Tolosa y él me dice que seguro que sí. Comienza la subida, dura y exigente, cojo un buen ritmo y empiezo adelantar corredores. A mitad de subida escucho música.. de donde viene? de repente veo unas luces, son de una casa. en la puerta está toda la familia, casi todos gente mayor y son casi las 5 de la mañana. Una chica toca un acordeón y han preparado flan y bebida para los corredores. Decido tomar un poco y seguir mi camino. tras un par de descansos y 1000mts+ de subida llego a Zelatun km 66 y tras una corta parada, decido seguir rápido ya que me quedan 300mts+ y luego toda una bajada hasta Tolosa, primera base de vida.

tolosa

Son las 7,40 de la mañana y llego a Tolosa, allí me espera Claudia y eso hace que me anime aún más. Voy muy bien, sin dolores importantes y con mucha moral. Llego al avituallamiento, cojo la primera bolsa y pido un caldo caliente. Mientras me lo sirven veo un grupo de gente alrededor de una pantalla y pienso… estarán venido el encierro?? miro el reloj y son las 7:55, corro hacia ellos y efectivamente el primer cántico a San Fermín está en marcha. Les pido que me hagan un hueco, desde hace años me gusta ver los encierros y este era uno muy especial. Mientras como, veo las carreras por Pamplona y la verdad me hace mucha ilusión.

Al poco de verlo empiezo a sentir como me baja bastante la tensión y decido levantarme y caminar un poco para que se me pase. Como dos platos de pasta, caldo, arroz y fruta…jajaja tengo hambre y sé que me ira muy bien. A los 20 minutos veo que llega Alfonso, no hace muy buena cara pero intuyo que está mejor ya que no le sacado apenas diferencia. Le presento a Claudia y me dice que él se va a dormir un rato que le vendrá bien. Es un tipo calmado que transmite esa tranquilidad y sabía que nos volveríamos a ver muy pronto.

salgo

Salgo de Tolosa, recompuesto, con la ropa limpia, me cambiado las zapatillas, comencé con las Speedcross y ahora me puesto las Hoka ATR y la verdad como la seda. Comienzo una larga subida tranquilo y sin prisa, llego al km 87 en poco tiempo y decido seguir sin parar, me espera una larga bajada hasta Amezketa km 96. Antes de venir a esta carrera, todo el mundo me decía que la carrera empezaba aquí, que me tomara mi tiempo y que aquí empezaba la fiesta. Llego al avituallamiento, me encuentro con Claudia que me anima y me pregunta que como estoy. He tenido una pájara considerable y le digo que ando flojo.

 

 

 Entro al avituallamiento e intento comer, pero esta vez no tengo tantas ganas… era de proveer, ya estaba tardando. Paro media hora, miro a Claudia y le digo, me voyyyy!!!

Estamos a los pies del Txindoki y me espera una larga subida de casi 1700mts+ Salgo contento y a buen ritmo pero a tan solo 2 km, me empiezo a marear y a tener sudores fríos…mierda, pajaron al canto!! y todavía no empezado a subir!! Me siento en una piedra y como chocolate que llevaba guardado, me levanto pero sigo igual. voy tirando y decido tomarme un gel de cafeína, pero no sirve de nada. Comienza la niebla y el frío. Me pongo el Gore aprieto dientes y poco a poco para arriba. La subida es larga pero no muy complicada. A los 10 km y entre la niebla, me encuentro con 2 tiendas de campaña que se mueven descontroladas por el viento y veo a 6 personas animando, llego al control, apuntan mi número de dorsal y sigo rápido, no están las cosas para entretenerse. Sigo subiendo y me dicen que todavía quedan 700mts+!!! ufff pensé que la subida era más corta pero no… La niebla hace que no pueda ir rápido y no puedo perder la concentración para poder seguir las marcas. tras una larga subida, llego al control, como un poco de naranja y sigo rápido, hace mucho frío y no quiero perder mucho tiempo. Cuando empiezo la bajada me cruzo con un chico joven, con el pelo largo y cara despierta, y me pregunto, que hace este chico aquí con la que está cayendo y tan contento??

La verdad que si algo se me da menos mal, eso son las bajadas. así que empiezo a disfrutar, es una bajada larga con 800mts- pero sin ninguna complicación. A mitad de bajada llego a un precioso lago y allí veo que estoy a 5 km de Lizarrusti. Comienzo a bajar rápido y cogemos una senda preciosa, bordeando un rio y por una de las partes más bonitas de la carrera. Antes de llegar al avituallamiento me encuentro con Claudia, que hace que me florezca una sonrisa en la cara y escucho voces detrás mío y veo a Alfonso acompañado por el chico que había visto hace un rato, era su hijo. Llegamos todos juntos a Lizarrusti

plof

El avituallamiento de Lizarrusti es clave, al menos eso me decía siempre mi buen amigo Oriol Pages, nada más salir de allí comienzan 14 km que en el perfil parecen llanos pero son un constante sube baja que suman casi 1000mts+. Como bastante ya que llego muy mareado.

 Es el avituallamiento para mí, que mejor me tratan y mira que es complicado porque todos son la leche. Me animan, se sientan conmigo, me cuenta historias, nos reímos y salgo totalmente renovado. Justo nada más salir, comienzan 3 km con mucho desnivel que se hacen muy duros pero cojo buen ritmo. Este es el único tramo de la carrera en el cual están marcados cada kilómetro y eso la verdad se hace duro para la cabeza ya que te da la sensación de que vas muy rápido y luego resulta que los kilometro no avanzan!! Cojo muy buen ritmo y comienzo a pasar a corredores, pero al único que no consigo pillar es a Alfonso!! El tío tiene que ir como una bala!! A 3 km de llegar al siguiente avituallamiento, me siento para atarme las zapatillas y no se cómo, me quedo dormido… jajaja creo que pasaron 3-4 minutos y allí me quede, con la babilla en los labios. Me levanto y parece que me acabe de levantar, me encuentro bien y sigo corriendo. Me encuentro con algún corredor tumbado al lado de un árbol pegándose una cabezadita y por fin, llego a Etzegarate.

Esta es la segunda base de vida, km 130 y aquí ya empiezas a rozar el sabor de la victoria, empiezas a creer que de verdad puedes acabar este viaje, pero todavía queda una subida y es la más dura y complicada de todo el recorrido. Son las 18 de la tarde y veo que voy muy por debajo del tiempo que tenía pensado y eso me motiva. A este ritmo puedo bajar de las 32 horas.

Salgo del pueblo, me acompaña un kilómetro Claudia que me ve muy contento y me anima a seguir. Rodeo la carretera y me meto en un bosque en busca de mi querido Aizkorri!!! El siguiente control esta en San Adrián, voy muy fresco y decido llamar a un par de amigos para despejar la mente. Empieza una fuerte subida y saco el frontal ya que no veo muy bien. empiezo a notarme un poco flojo y se me pase ese subidón que llevaba al salir del pueblo. Los kilómetros pasan facturan y pese a que te crees que vas bien… el hombre del mazo te está esperando y otro pajaron se ve venir. Se me hace muy larga la subida, cae la noche y empieza la altura, la niebla y la lluvia…. A 1 kilómetro de San Adrián, me pierdo y no consigo encontrar la siguiente marca… no era muy complicado pero creo que las horas pasan factura y la concentración es muy complicada de mantener. Espero a que llegue otro corredor y en cuanto llega le digo que no se para dónde tirar y al momento el ve la siguiente marca… creo que voy un poco zombi así que me pego a los talones de un valenciano y no me separo hasta llegar a San Adria.

Al llegar, nos reciben con una sonrisa de oreja a oreja, con el día que hace y ellos tan contentos allí arriba.. una pasada. Les pido que si puedo entrar dentro ya que no me encuentro muy bien y hace mucho frío. Entro dentro y los voluntarios de Cruz Roja me preguntan si estoy bien, les contesto que si pero que me quiero cambiar de ropa porque estoy congelado. Saco la térmica, me la pongo y tomo caldo. Me dicen que ahora empieza lo peor de la carrera, la parte más técnica y más alta… y yo con el globo que llevo. Me siento 2 minutos y pienso que tengo que salir ya, cuanto antes lo pase, antes podré bajar. 

Salimos del avituallamiento e intento ir con otro corredor porque la cosa estaba peligrosa. Empezamos a subir pasando por la increíble cueva de San Adrián y comienza una impresionante subida por piedra mojada, niebla y frío. La zona es muy técnica, sin ningún camino marcado y siempre por encima de piedra resbaladiza. A 3 km de la cima, la cosa se complica, no se ve nada, solo precipicios a cada lado  y ni una marca…. mierda nos hemos perdido… y ahora que, por allí no pasaba nadie y no teníamos ni idea de para dónde tirar. Seguimos unas marcas antiguas pintadas en la piedra rogando que fuesen las que nos llevasen arriba, Al cabo de 3 horas, vemos unos frontales y unas voces y llegamos a la Cima del Aizkorri!!! No me da tiempo ni de emocionare. Entro 1 segundo al refugio y veo gente muy muy abrigada y me dicen que no pare, que rápido para abajo, así que salgo del refugio y empieza el calvario. Una bajada por mucha piedra, cada paso un resbalón y así casi otras 3 horas… Por fin llego a Oazurtza, estoy cansado y un poco cabreado. Les digo que nos hemos perdido y que no había marcas y me dicen que ya les habían avisado y que ya había voluntarios volviendo a marcar… esto es normal que pase en este tipo de carreras pero cuando te toca te cagas en todo!!

Salgo del avituallamiento con ganas de terminar ya… se me ha ido totalmente el tiempo previsto y estoy bastante cansado. Ya llevo 148 km y las fuerzas flaquean. Salgo rápido pero al momento… otra subida, era corta pero ya parecen auténticas paredes. Sigo trotando en la bajada hasta que veo luces… por fin Mutiloa. Bajo por una calle y me encuentro a Claudia. Son las 3 de la mañana y allí está esperando como si nada a que el colgado de su novio llegue cabreado y de mal humor… Me da un abrazo y me dice que ya lo tengo, que ahora sí que sí!!! no consigo ni sonreír. Entro en el frontón, me cambio de ropa, como lo que puedo, me tomo un café doble y  me dice Claudia que llevo a Alfonso a 10 minutos!! Salgo como puedo!!! ahora si!! solo quedan 10 km hasta llegar a Beasain

eh

Empieza una corta subida y después un sube y baja que se me hace eterno. No consigo correr así que voy andando. Veo luces, esto ya tiene que ser Beasain, pero no, damos la vuelta otra vez, esto se hace eterno, estas todo el tiempo viendo el pueblo pero das mil vueltas. Finalmente encaro ya el pueblo y ahora sí, ahora ya estoy a punto de llegar. Ahora me esperan casi 2 km de carretera hasta llegar al centro de Beasain…pero no puedo más… ya está empezando a amanecer y ya llevo casi 36 horas sin dormir. 

Entro en el pueblo y veo a Claudia, saltando en medio del carril que nos han habilitado, me da un beso y me dice que solo queda 1 km y la miro y le digo, 1 km???? todavía 1 km??? jajaja madre mía, no podía más. Ella se adelanta y yo veo al recta de meta. 

meta

Ahora sí, ahora soy consciente que he podido con este viaje, ahora miro al cielo y me saltan unas lágrimas. Le dedico todo esto a mi padre que murió el pasado año y era la persona que más disfrutaba con mis carreras, le doy las gracias por haberme acompañado en este viaje, por darme esos empujones que necesitaba y levanto la vista!!! 100 Mts y llego!!! Se me pasan por la cabeza mil sensaciones, todas buenas, se me olvida el sufriendo y me queda todo lo que he vivido!! Vaya viaje!!!

Cruzo la línea de meta en 36 horas 35 minutos abrazo a Claudia y le doy las gracias por todo lo que ha hecho, sin ella esto no sería posible. 

 

 

Es un viaje maravilloso, que te cambia, que te hace conocerte mejor y amar este deporte.