Nos hacemos eco de la polémica suscitada durante la celebración de la Transalpine Run por la descalificación de dos corredores cuando peleaban por la plaza de podium. 

Comunicado aclarando lo ocurrido en la TransalpineRun 2015 de Ander Cangas y Sonia Regueiro:

En la tercera etapa, 10 minutos antes de la salida durante el control de material nos comunican que debemos ir a buscar 0,5l de agua mas cada uno. Llevamos 1l cada uno pero parece que es necesario salir con 1,5l por persona. Observamos como otros participantes pasan el control con 1l cada uno sin ningún tipo de problemas. Resignados y estresados vamos a buscar ese 0’5l que nos falta. Nos hacemos con dos botellas de plástico de 0,5l cada una y llegamos para tomar a tiempo la salida. En las 2 etapas previas durante el control nos han indicado que portar 1l de agua era correcto. considerando ridículo portar 2 botellas extra de plástico vacías, nos desprendemos de ellas con despreocupación al ver a otros corredores con 1l e incluso menos cantidad de agua. Aquí está nuestro error,en ese momento no somos conscientes de que según el reglamento debemos portar, aunque sea vacío, recipiente con capacidad para 1,5l, en meta nos lo aclararían y asumiríamos nuestro error. Antes del 2 avituallamiento, rellenamos los botes de agua en una fuente con lo cual llegamos a este con casi 2 litros de agua. Inmediatamente al llegar y sin tiempo para comer nada, las 2 personas que nos revisaron el material a la salida se abalanzan sobre nosotros de forma autoritaria y nos exigen el bote de 0’5l. Les decimos que no lo tenemos y comienzan a alzarnos la voz y NOS COMUNICAN QUE ESTAMOS DESCALIFICADOS.. Nos retienen durante aproximadamente 20 minutos en los que nos sentimos como delincuentes e impotentes vemos pasar participantes con 0,5l de agua e incluso sin mochila. Aclarar que es obligatorio portar un material mínimo individual que obviamente no lo llevaban. De igual manera durante ese tiempo no se revisa el material a ningún otro corredor. Nuestro asombro es absoluto, decepcionados preguntamos si nos llevan a la meta en coche. Una de ellos se retira a llamar por teléfono y a su vuelta nos permiten bajar a meta donde nos volveremos a ver. Con nuestro ánimo roto y sin ser conscientes todavía de lo ocurrido, bajamos a meta tranquilamente y nos vamos directos al campamento a recoger nuestras cosas. En la bajada multitud de corredores nos adelantan sorprendidos preguntado por nuestra situación, al comentarles la descalificación se sorprenden enormemente. Al ir a entregar los dorsales el director nos indica que no estamos descalificados, cosa que nos sorprende y nos pide que esperemos a que lleguen las dos personas que nos retuvieron en el avituallamiento y nos descalificaron para aclarar la situación. Ya reunidos todos, el director nos indica que seremos penalizados con 1 hora del tiempo de nuestra llegada, lógicamente eso es imposible dado que no hay tiempo de nuestra entrada en meta consecuencia de nuestra descalificación previa. Conclusión, la descalificación es injusta y contraria al reglamento y la penalización es imposible de aplicar. Nos comunican que podemos continuar en carrera pero fuera de la competición. Enormemente consternados no aceptamos dicha propuesta y rogamos respeto y que asuman su error. Devolvemos el chip e incluso Sonia, devuelve el trofeo ganado el día anterior. Como regresamos a casa? “En el pueblo hay una oficina de turismo” esa ha sido la respuesta por parte de la organización, muchas gracias. Queremos dejar claro que hasta ese momento hemos disfrutado mucho de la carrera y que la Transalpinerun era un sueño para nosotros habiendo sido un gran esfuerzo poder estar en la salida de esta espectacular carrera. Nuestra impotencia ante la injusticia hacia nosotros y los motivos por los cuales se ha actuado de esta forma los desconocemos. De la misma manera que hemos cometido el error de infringir el reglamento estas dos personas han cometido el error de descalificarnos injustamente y queremos que asuman su responsabilidad. Nos gustaría pensar que no han tenido motivos secundarios para haber actuado de esa forma pero sinceramente se nos hace muy difícil analizando su comportamiento, ya que incluso una de ellas se reía de nosotros ante nuestra impotencia. Tristemente nuestro sueño de Transalpinerun nos lo han roto.

Ander cangas y Sonia Regueiro