Los Picos de Europa volvieron a ser testigos este fin de semana de una carrera de montaña, una de las montañeras por excelencia, como así atestiguan sus casi 54 kilómetros y 12000 metros de desnivel acumulado. Un trazado durísimo y extremadamente técnico que atraía a 300 corredores de toda la geografía para acometer un reto mayúsculo como es correr en este tipo de terreno aunque muchos no sabían dónde se metían. Se trataba del Desafío Ultra El Cainejo.

sexto

Al ya potente recorrido del año pasado, este año y por una de esas directrices del Parque que nadie entiende muy bien, se veían obligados a meter un nuevo bucle para salvar la archifamosa Ruta del cares y no tener que cruzarse a esas “intempestivas horas” con los millones de paseantes que la recorren un fin de semana de mayo a las “8 de la mañana”.

 

Circunstancia que resultó demoledora para los corredores que se vieron obligados a acometer  el antiguo sendero que utilizaban los pastores y vecinos para ir de Caín a Bulnes y viceversa. Esta nueva variante dota a la carrera de una dureza casi sibilina pero también es verdad que te permite recorrer parte de la historia y cultura de las gentes de la zona. Hay quien lo ve como un acierto y otros muchos como una sobrada , de hecho, 64 personas se vieron obligados a abandonar la carrera en Caín cuando se llevaban solo 17km; para hacérselo mirar.

eva

No fue óbice para que la carrera mostrase toda la fuerza arrolladora de la zona y nos brindara una jornada que tuvo la chicha suficiente para estar pendiente de ella. Mejorando la seguridad con tramos de cuerda y tomando decisiones en los momentos oportunos como neutralizar la carrera cuando se desató la tormenta a primeras horas de la tarde.

 

Solo medio centenar largo de personas fueron capaces de llegar a meta. El que menos tiempo invirtió fue el corredor cántabro de Reinosa , Manuel Pérez Nestar que a partir del km 15 lanzó un ataque sobre sus acompañantes hasta el momento Sergio Besoy, Alex Colominas, Ander Cangas y Julio Cernuda y los perdío de vista definitivamente hasta plantarse en meta con una diferencia de más de media hora. Autoridad manifiesta en este tipo de terrenos para este corredorazo que atesora victorias en Güeyos del Diablu, Soplao, Valdecebollas o un segundo puesto en Pastores de Portudera entre otras.

grupeta

Desde el principio este grupo de corredores fueron en cabeza con Julio Martino a menos de un minuto. A partir del Horcado Turonero, Julio Cernuda se descolgaba un poco y en la subida a Cuesta Duja ya empezaron a marcarse las diferencias. En el segundo bucle, Sergio Besoy pagaba su esfuerzo inicial y se quedaba un poco mermado, Cernuda daba caza a Alex Colominas pero no podía con Ander Cangas que le mantuvo a una incómoda distancia hasta el final afianzando su segunda plaza. Julio entraba en meta en tercera posición, Alex Colominas cuarto y Julio Martino 5º.

En cambio Aitziber Osinalde , como un elefante en una cacharrería…..se marcaba una demostración en toda regla desde el km 0, imponiendo un ritmo devastador para sus rivales que no la vieron ni de lejos y ya en la canal de Trea metía 6 minutos a Uxue Murolas y 8 a Susana Alvarez. Poco a poco iba incrementando ritmos y destreza para llegar a situarse en el comienzo de la última subida a Moeño en la 13ª posición absoluta para finalmente llegar en 16ª posición a la meta. Especialista en la larga distancia forma parte de la selección de Euskadi y viene de ganar el trail de los Pastores de Portudera o la G2h.  Segunda Uxue Murolas y tercera la corredora murciana Eva Cruz Montalbán. Ellas son las únicas que pasaron el corte de Moeño. Corte provocado por la intensa tormenta en las zonas altas del último tramo de subida que complicaría mucho las cosas y que acabó con el fatal desenlace del accidente mortal de uno de los voluntarios que tras el paso de los corredores por el último avituallamiento, decidió seguir el itinerario de la carrera a pesar de las adversidades climatológicas y en un traspié se precipitó al vacío. Sin duda alguna, un infortunio que teñía de tragedia la jornada, complicada ya de por si, y que no hace más que recordarnos que la montaña a veces nos muestra la cara más hostil.

Debido a esta desgraciada noticia se vivieron horas de angustia y estupor entre todos los que estábamos allí y la organización tomó la decisión de cancelar la entrega de premios y la carrera del domingo.

Clasificaciones

Desde estas líneas me gustaría mostrarles todo mi respeto y cariño a la familia de Miguel Angel, voluntario de la prueba así como al resto de familiares, amigos y como no, a los organizadores de la carrera.

Larga vida al Desafío Ultra El Cainejo

Texto; Gobitu Bode

Fotos; Capitán Pola, Cronorte