Hoy os presento una fantástica historia y no es otra que la particular historia de Lolo Díez y una de sus peculiares locuras. El alma máter de la carrera Alto Sil se enfrascaba hace unas semanas en una nueva aventura de esas a las que nos tiene acostumbrados. La última, la mítica carrera galesa que vertebra el país de norte a sur. La Dragon,s Back Race es una de esas perlas semi escondidada que tenemos al alcance pero que no todo el mundo puede alcanzarla. Una de las carreras más duras del mundo y con 25 años de historia. El roxu del bierzo, nos cuenta la suya.

¿Por qué la Dragon’s Back Race?

Hace ya años frecuentaba un foro, eltleta.com, hoy en día ya no paso por allí, veo más directo el Facebook para enterarme de las carreras. Entonces así como en 2011 vi un post sobre este evento. Anaime Pérez, un tío muy duro en este tipo de pruebas lía a unos cuantos corredores de ultrafondo españoles, de los clásicos. Leo las entradas atentamente, y veo que esta prueba es un poco volver al origen, a las carreras sin marcar, a la aventura total donde no solo es importante correr, sino ser buen orientador (creo que todo corredor debe saber orientarse en la montaña) y un buen estratega, un montón de condicionantes que la hacían atractiva. Dejé de seguir el hilo, pero en 2015 mi colega Kevin Douglas vino a preparar esta carrera a España y ya empecé a empaparme con historias, con los mapas, con una idea más real de lo que era el evento, y flipé. Un año más tarde, y un año antes de la prueba, no dudé ni un minuto, me inscribí.

 dragonDe qué va la Dragon’s

La Dragon’s Back Race es una carrera histórica en el Reino Unido y está considerada como una de las pruebas más duras del mundo. La primera edición oficial fue en 1992 y ya van 4 ediciones, porque no se hace todos los años. Es difícil pillar dorsal y el índice de abandonos es bastante alto.

 

El concepto de la carrera es fácil, atravesar el país de Gales, 315 kilómetros con 15.500 metros de desnivel positivo, dividido en 5 etapas. La prueba no está marcada para lo que la organización pone a disposición de cada corredor un mapa y un track con el recorrido recomendado. Es un recorrido recomendado, porque excepto varios puntos, se puede ir por donde la “estrategia” te pida siempre que se pase por los puntos de control por orden y dentro de los tiempos de corte. Solía haber entre 10 y 21 puntos de control por etapa. La carrera podría considerarse en autosuficiencia, la organización te permite llevar durante todos los días de la prueba un petate que te transportan entre campamento y campamento de unos 60L y una bolsa de máximo 5 kilos hasta un punto intermedio de cada etapa, llamado Support Point. Era el único punto de la prueba donde la organización te avituallaba con agua, el resto del agua la tenías que buscar en el mapa o en las contadas ocasiones que se pasara por pueblos. En la bolsa que dejabas en el support point podías dejar la comida que fueses a necesitar para la segunda mitad.

 ¿Cómo te planteaste esta prueba?

Llegué allí sin tener un plan. Realmente aun habiendo estudiado todo, no tenía muy claro cómo hacerlo. Entonces tomé la decisión de seguir el track e intentar no perder tiempo orientando. Y así hice el primer día, el día más técnico con varios tramos de escalada, trepadas, y destrepadas. Tuve varios fallos de orientación, porque aun usando el GPS muchas veces era difícil seguir el track y en una de estas destrepé demasiado y me tocó  volver a subir, un buen rato… con el consiguiente cabreo. El segundo día ya decidí seguir el track pero con el mapa en la mano de apoyo, y me ayudó mucho, realmente conseguí de esta manera ajustar mucho el recorrido.

dra

Luego para mí fue muy importante mantener la cabeza fría. El recorrido era muy duro no solo por las mil millones de subidas, sino por el terreno. Una mezcla de pastizales, barro y ciénagas en muchos lugares donde avanzar era verdaderamente difícil. Luego los largos tramos de carretera para enlazar también se hicieron criminales porque te obligaban a avanzar rápido.

 

Luego además que no he comentado, la carrera era contrarreloj, excepto el primer día las salidas se establecían en base al resultado del día anterior por lo que siempre se salía solo, sin referencias, para lo que era importante ver a qué hora salían el resto de corredores. 

 ¿Contento con el resultado?

Por supuesto. Mi intención inicial era acabar. Los índices de abandonos eran muy altos, la primera edición no acabaron ni 20 personas, por lo que llegar al quinto día sin ser descalificado era objetivo inicial. Luego según fue transcurriendo los días fui encontrándome mejor. Veía que cada vez me acercaba más a corredores de la talla de Jez Bragg o que peleaba con Nickodemus Hollon, segundo en Tor de Geants, hasta el último día eso motivaba mucho, por lo que encontrarme finalmente con un séptimo puesto fue inesperado, pero también muy trabajado.

 Pregunta típica, ¿Una anécdota?

El camión de los helados. En la quinta etapa, planifiqué la segunda aprte del recorrido pasando cerca de unos arroyos para poder beber agua, el calor era criminal, fueron de los días más calurosos de Gales de la historia, con la mala suerte de que los arroyos estaban secos. Faltaban más de 20 kilómetros para acabar y no tenía agua cuando de repente en un parquin al cruzar una carretera como un espejismo un camión vendiendo helados y agua fría, y botes… O sea… un milagro (El paisano también sabría qué pasaríamos por ahí y se la jugó, y acertó, jajaja

 

¿Volverías, la recomendarías?

Volver no volvería, no me gusta repetir carreras, y creo que ya lo hice suficientemente bien. La carrera está muy bien organizada, y si la recomendaría si hay muchas cosas a tener en cuenta al respecto, como que la organización es vegetariana y la comida que ofrecen para cenar y desayunar pues a los carnívoros como yo nos sabe a poco. ¡No hay cerveza! Solo hay un día en que la etapa acaba cerca de un PUB y puedes hacer la recuperación sentado en la terraza. Luego en general aunque la organización es acojonante, como mueven campamentos, los baños siempre limpios, la cocina funcionando en todo momento, el ambiente es más bien soso, que quiero decir, que hay muy poco ambiente entre etapas, si es cierto que acabas reventado, son 5 ultras y lo último que te apetece es llegar y música machacante, pero ¿y el último día? La llegada a meta en la parte trasera de un colegio, sin nadie recibiéndonos y sin nada de espectáculo, sin cerveza a la llegada, sin música… Como que falta algo, ¡Ni un speaker! ¡Nada! En ese sentido si notas una carencia, aunque eso no es suficiente como para no recomendar la carrera… Realmente es superficial, si un extra, pero superficial. También hay que aclarar que no es una carrera para cualquiera… Son 5 Ultras, no está marcada, las condiciones climatológicas son duras, hay tramos de escalada. Que este deporte está de moda… ¿“Me se” entiende?