800px-Kilian_jornet_Grand_raid_2010Lo ha vuelto a hacer. El corredor catalán asesta un nuevo golpe en la mesa adjudicándose por primera vez la Hard Rock 100 americana.

La Hardrock es una prueba de 100 millas (160 km) con un desnivel acumulado de 20.722 m que se disputa alrededor de la cordillera de San Juan, en el sur de Colorado. Las condiciones son duras para los atletas, tanto por la altitud (el punto más alto del recorrido, Handies Peak, se encuentra a 4.218 metros) como por su tecnicidad y sus condiciones climáticas, a menudo con nieve

El atleta de salomon Internacional le tenía muchas ganas a esta pruebasegún el reconocía días antes:

“Estoy realmente muy satisfecho, es una carrera mítica que hacía mucho tiempo que tenñia en mente. De hecho, esta era la última carrera que me faltaba por completar de esa lista que hice cuando tenía 16 años. Realmente estoy muy satisfecho por la victoria, por el récord y por las sensaciones que he tenido. Me he encontrado muy bien tanto de piernas como de estómago, así que ha sido una carrera casi perfecta”,

Tres semanas después de proclamarse campeón del mundo en Chamonix en las modalidades de Maratón y KM Vertical, Killian afrontaba este reto con muchísima ilusión para marcar una nueva muesca en su calendario y lo hizo a lo grande, sin dudas y sin concesiones de ningún tipo ante sus rivales pulverizando el record de la prueba: 22h:41m, rebajando en 42 minutos el anterior record.

La salida de la prueba se ha dado a las 6 de la mañana hora local. “Hemos salido a un ritmo muy tranquilo que nos ha permitido disfrutar del paisaje y del ambiente, que es muy familiar y bonito, muy diferente del que se vive en Europa. Hemos ido toda la carrera tranquilos junto a Julien Chorier, y cuando quedaban 40 kilómetros para el final he decidido atacar y darlo todo para intentar ganar. El récord no era el objetivo porque en una carrera tan larga el primer objetivo es acabar”. Kilian ha superado el récord de la prueba que estaba en posesión de Kyle Skaggs en 23h23’ desde 2008 y ha llegado a meta con más de una hora de ventaja con respecto al segundo clasificado, Chorier.

“Es una carrera en la que no quitaría ninguna parte, es espectacular. En el punto más bajo estás a 3.000 m, tiene mucha altura y técnica. Es especial. Sin duda es una de las carreras más bonitas que he hecho”, ha concluido el atleta catalán, tercer europeo que gana tras Sebastien Chaigneau, vencedor en la última edición, y Julien Chorer.