Haciéndonos eco de una noticia que publicaban en La Vanguardia, os reproducimos el texto íntegro donde los grandes corredores de talla mundial nos relatan bajo su punto de vista cuales son las carreras más duras  y salvajes del planeta. Entre ellas contamos con dos en nuestro país. Travesera Integral de Los Picos de Europa y la maratón Zegama Aizkorri se han ganado el respeto mundial. Pero desde este año 2015 posiblemente se una la ultratrail Canfranc-Canfranc.

“Quería morir, llevaba tanto tiempo con dolor…  En el kilómetro 100, ya no podía correr, ni caminar…”. Así describía una deportista anónima, la ecuatoriana Gabriela Vaca de Guzmán, de 33 años, su experiencia en el Utra Trail del Mont-Blanc (UTMB), que recorre 168 kilómetros con casi 10.000 metros de desnivel positivo, en los Alpes. Para la mayoría de sus participantes, el UTMB es un suplicio que engancha, una exigente ruta que pone a prueba la fortaleza física y mental de los candidatos a acabarla, aunque no es la más salvaje.

La Vanguardia ha consultado con corredores y expertos en esta especialidad deportiva para elaborar una lista de las diez carreras de montaña más duras del mundo. Aunque no necesariamente por este orden forman parte de este particular catálogo: Barkley Marathons (160km), en Tennessee; Badwater Ultramarathon (217 km), que empieza en el Valle de la Muerte, en California; Kima  (52 km),  en Val Masimo (Italia); Tor des Geants ( 330 km), en el Valle de Aosta italiano; la Ronda dels Cims (170 km), en Andorra; Hardrock 100 (160km), en Colorado; Zegama (42 km), en Guipúzcoa; el citado UTMB, en los Alpes; la Diagonale des Fous (172 km), en la isla de Réunion, y  la Travesera Integral de los Picos de Europa (74 km), en la cordillera Cantábrica.

Otros muchos itinerarios podrían formar parte de este registro; no en vano, todos los atletas que se han sumergido en este mundo cuentan historias para no dormir de las penalidades que han pasado. “La Vanguardia” se ha guiado por las opiniones de corredores de élite y por la reputación de carreras legendarias que acaban poquísimas personas.

hrdrock

Para Kilian Jornet, ganador este año de la Copa del Mundo de skyrunning, ultra running y kilómetro vertical, las competiciones en las que ha participado que considera más exigentes son la Hardrock 100 (http://hardrock100.com/) y el Troffeo Kima (http://www.trofeokima.org) . “La Hardrock por su altitud y recorrido técnico; además, este año, durante parte de la noche, tuvimos una tormenta eléctrica y no paramos. Kima es la más técnica, no la puede correr cualquier persona, hay muchos tramos con cuerdas, desniveles peligrosos y pasos que sólo son aptos para gente experimentada”. El atleta de la Cerdanya ha conseguido esta temporada récord en ambas: en la Hardrock 100 de Colorado culminó sus 160 km, con más de 10.000 metros de desnivel positivo, en 22 horas y 41 minutos, y en la Kima acabó un trazado de 52 kilómetros y 4.200 metros de cuestas en seis horas y doce minutos, consiguiendo mejorar en siete minutos su marca del 2010.

Albert Jorquera, corredor y periodista autor de “Corrent  cap a l’impossible. Un viatge al món de l’ultrafons” (Cossetània) cita dos de los itinerarios más “crueles”, el que propone el Ultramarathon Badwater (http://www.badwater.com) y el de Barkley (http://barkleymarathons.com/), “que desde que se empezó a organizar, en 1985, sólo han  acabado 14 personas”. El padre de la criatura es Gary Cantrell, gran conocedor de las montañas del condado de Wartburg, en el estado de Tennessee (EE.UU.), que en 1985 ideó una ruta plagada de trampas, con recorrido sin marcar y deliberadamente confuso de 170 km y 16.500 metros de desnivel positivo.Sólo se admiten a 35 participantes. Un dato que ilustra la complejidad de la Badwater es que apenas una quincena de personas la han finalizado desde su creación. La buena noticia es que el precio de la inscripción no llega a los dos euros.

La Badwater, que se promociona como “la carrera más dura del mundo”, originariamente empezaba y acababa en los puntos geográficos más bajo y de mayor altitud de Estados Unidos (a excepción de Hawaii y Alaska). Ahora arranca en Lone Pine, en California, pasa por la cima del Horseshoe Meadow, de 3.048 metros, y culmina en el monte Whitney, en un recorrido de 217 km que incluye tres pasos de montaña y casi 6.000 metros de subida. Aunque los organizadores dicen que esta nueva ruta es más exigente que la anterior, el hecho de que ya no atraviese el Valle de la Muerte le resta épica.

tor

 “Por la distancia, 330 km, y el desnivel, 24.000 metros de subidas, mi ultra más dura ha sido el Tor des Geants (http://www.tordesgeants.it/es), en el Valle de Aosta, aunque no pude acabarla porque arrastraba una tendinitis”, comenta el catalán Arnau Julià, que también cita la Ronda dels Cims de Andorra  (http://www.andorraultratrail.com) y el UTMB (http://www.ultratrailmb.com). “El Tor es una prueba con tanto desnivel que tienes que salvar muchos tramos andando, lo que dificulta más correr es el terreno y la altura. Algo parecido sucede en la Kima”, añade Julià.

Como su nombre indica, la Ronda dels Cims da la vuelta al Principat d’Andorra. Sus 170 km, con 13.500 metros de subidas, incluyen la cima de Andorra, el Comapedrosa (2.942 metros), y otros 15 picos o collados por encima de los 2.400 metros. La altitud media del itinerario se sitúa en los 2.085 metros.

 

“Creo que lo hace más dura una carrera es el nivel de los participantes, más que la distancia o el desnivel. Por ejemplo, la Zegama  (http://www.zegama-aizkorri.com) no es de las largas, es una maratón, pero que reúne a los deportistas de élite y todos van a muerte. Los competidores son los que hacen que una prueba sea más o menos exigente. Otro tema es el riesgo, las que se hacen en entornos extremos, pero que sea más peligrosa no significa que sea más exigente si te lo tomas con calma y conoces tus límites. Lo que marca la diferencia es tener a un gran rival al lado y que tengas que dar el 120%”, opina David Prieto, organizador de la Ultra Pirineu, una de las citas más emblemáticas en Catalunya. Prieto incluye en su lista la Ronda dels Cims, el Tor des Geants y la Diagonale des Fous (http://www.grandraid-reunion.com), en la isla de Réunion, de 172 km y casi 10.000 metros de desnivel positivo.

 

zegama

 

La Zegama propone una ruta de media montaña de 42,195 km, con un desnivel acumulado (subidas y bajadas) de 5.472 metros,  por el macizo de Aratz y la Sierra del Aizkorri, que incluye las cuatro cimas más altas de la Comunidad Autónoma Vasca, Aratz,  Aizkorri,  Aketegi y Aitxuri. El tiempo máximo permitido es de ocho horas. Este año la volvió a ganar Kilian Jornet (3:48:38) y Stevie Kremer (4:46:43), en la prueba femenina.

 

 

 

 

travesera

 

 El burgalés Luis Alberto Hernando también opina que “la dificultad la marca el nivel de los participantes, por el ritmo que marcan. Zegama, siendo una maratón, siempre es durísima pues son cuatro horas al 100%, sin tregua”. Hernando, que quedó tercero en la última edición de la Zegama, destaca la UTMB y la  Travesera de los Picos de Europa  (http://www.traveserapicos.com). Esta última  recorre 74 km y 13.245 metros de desnivel acumulado (7.000 positivos)  por el Parque Nacional de los Picos de Europa. Hernando añade que en “la Zegama llevas un ritmo agónico, es la más intensa. En las más largas, como el UTMB, lo pasas mal durante más tiempo pero con menor intensidad”.

 

Este año 2015, Nortrail estará en las tres carreras españolas para contároslo.